¿Cuánto se quiere a un hijo?

maternidad, hijos, amor

La maternidad te cambia la vida, te revoluciona, te hace ser otra persona pero… ¿de verdad se quiere tanto a un hijo como para que su llegada ponga tu vida patas arriba quieras o no? ¿Cuánto se quiere a los hijos? Seguro que antes de ser madre fue algo que te preguntaste alguna vez y seguro que te quedaste corta (aún no he conocido a nadie que diga lo contrario) imaginando el gran amor que cuando eres madres sientes hacia ellos. Y es que ese amor sincero, puro y auténtico que se llega a sentir por un hijo es prácticamente indescriptible, aún después de sentirlo.

Mucho se ha hablado estos días sobre las últimas declaraciones de la archiconocida presentadora de televisión Cristina Pedroche. Entre otras muchas cosas, que no tengo ninguna intención de entrar a valorar, ella ha afirmado: “Tendré un hijo y le querré mucho, pero nunca tanto como a David” Rápidamente saltaron las alarmas y las críticas le llovieron por todas partes. No sabe lo que dice, como se nota que no tiene hijos, ya me dirás cuando los tengas… Pues yo os diré algo, en parte estoy de acuerdo con ella. Antes de ser madre no fui capaz de imaginar el amor tan grande que se llega a sentir por tus hijos, pero tampoco pensaba nunca que se podría querer tanto a una persona como yo quiero al padre de mis hijas.

maternidad, hijos, amor
Porque… ¿cuánto se quiere a un hijo? ¿cuánto se quiere a una pareja? ¿es medible el amor que sentimos? ¿cómo se mide? ¿son comparables? ¿es bueno compararlos? Sinceramente, creo que el amor que se siente por un hijo es incomparable con nada. Igual de incomparable que el amor que se siente cuando estás enamorada de tu pareja hasta las trancas. Las comparaciones son odiosas, eso está claro. Para mí lo son y lo han sido siempre. ¿Por qué sentimos esa necesidad de medir continuamente las cosas? Y lo que es peor, compararlas. ¿Por qué no asumimos que simplemente son amores distintos, que nunca deben compararse y disfrutamos de ellos plenamente, como se merecen?

Yo quiero mucho a mis hijas, soy incapaz de describir cuanto, pero después de más de 19 años junto al que hoy es el padre de mis hijas (se dice pronto) tengo la suerte de seguirle queriendo como el primer día. Tengo la inmensa suerte además de que ese amor sea correspondido y no tengo miedo de afirmar que a día de hoy le quiero por encima de todas las cosas. De la misma forma infinita e inmedible que quiero a mis hijas, muero de amor cada día con ellas. Pero sin él ellas no existirían, serían otras u otros. Y uno de los principales motivos por los que le quiero como el primer día es por lo que juntos hemos creado, una hermosa familia.

Yo no quiero medir, ni comparar, yo solo quiero disfrutar plenamente de lo que tengo, que soy consciente de que es un verdadero tesoro. Quiero dejarme querer y querer, eso es todo. 

Pixabay

1 comentario

  1. […] que como yo nunca fuisteis capaces de imaginar, antes de ser madres, lo mucho que se quiere a un hijo, ¿verdad? ¡Yo tampoco! El amor que se llega a sentir por estos locos bajitos que nos amenizan la […]

Deja un comentario