El amor nunca falta, el amor se multiplica

el amor se multiplica

Seguro que como yo nunca fuisteis capaces de imaginar, antes de ser madres, lo mucho que se quiere a un hijo, ¿verdad? ¡Yo tampoco! El amor que se llega a sentir por estos locos bajitos que nos amenizan la vida a diario es totalmente indescriptible, hasta que no lo vives, no eres consciente de lo mucho que supone. Pero… ¿qué pasa cuanto llega el segundo? Seguro que en algún momento os invadió el miedo y pensasteis que sería imposible querer a otra personita de la misma forma, ¿verdad? Pues eso mismo pensé yo y cual fue mi sorpresa al descubrir, que con la llegada de mi segunda hija, el amor nunca falta, el amor se multiplica. Y ahora que espero el tercero…

Justo hace unos días leía en Instagram una reflexión de Madredemialma que me hizo volver a pensar en todo esto y ser consciente de que en unos meses el amor volverá a multiplicarse en mi familia. ¿Es posible sentir más amor del que ya siento por mis dos hijas? Vuelve esa incertidumbre y ese miedo de nuevo. Será por miedos en esta aventura de ser madre, ¿verdad? Y otra vez me vuelven a temblar las canillas sólo de pensar si seré capaz de amar a tres con la misma intensidad.

El amor por un hijo es indescriptible. Supongo que más de una de vosotras estará de acuerdo conmigo en esto. El mayor flechazo, el amor más intenso, el más puro, el más verdadero… Ese que es capaz de borrar hasta los días más duros, más difíciles y más intensos. Porque en la maternidad esos días también existen… Ese que lejos de apaciguarse o aflojarse con el tiempo, no para de crecer hasta límites insospechados. Ese que nunca antes habías sentido y que engancha de una manera increíble. Ese amor que enamora. Y ese amor, el amor que nunca falta y que se multiplica como por arte de magia. ¡Increíble!

En unos meses ese amor volverá a multiplicarse en mi. Bueno en realidad ya está en ello porque a un hijo se le quiere antes de verle, antes de sentirle incluso antes de concebirle. Volveré a experimentar eso de que el amor nunca falta, el amor se multiplica. También se multiplicarán los miedos, sí, y las dudas, también, pero como antes os decía este amor, inimaginable antes de ser madre, es capaz de borrarlo todo y curar casi cualquier tipo de herida. Y vosotras, ¿estáis de acuedo conmigo?

Deja un comentario