Valeria, una niña con súper poderes

Hace tiempo ya os conté la historia de Valentina, una niña que nunca pierde la sonrisa, y hoy quiero contaros la de Valeria, la niña de los súper poderes mágicos. Otra historia fantástica que merece ser contada.

A Valeria la conocimos con apenas un año de vida cuando mi segunda hija comenzó a ir a la escuela infantil con ella. Valeria era la niña pequeñita del parche en el ojo con la que había que tener especial cuidado. Además del parche llevaba lentillas en ambos ojos y requería de unas atenciones y unos cuidados especiales. Y desde el principio a Valeria todos los niños de clase la cuidaban y mimaban como a ningún otro niño, desde bien pequeñitos. Ya sabéis que los niños para esto tienen un don especial y maravilloso.

Poco a poco, según fueron pasando los meses, nos enteramos de toda su historia. ¿Sabéis qué Valeria tiene súper poderes? Pues sí, los tiene. Por eso todo los días necesita unos cuidados especiales en sus ojos que el resto de niños no necesitan. De esta forma su madre transformó la dureza de su realidad y la hizo sentir la protagonista de una divertida historia de superhéroes desde que era muy chiquitita.

Con sólo 4 meses a Valeria le diagnosticaron una catarata congénita bilateral (en ambos ojos). Valeria apenas veía, practicamente nada. Su madre aún recuerda ese viaje de Jaen a Madrid en coche durante el que creyó verle a su hija una especie de velo blanco en el ojo derecho. Según llegaron a Madrid fueron al médico. Lorena, su madre, intuía que algo no iba bien y no se equivocaba.  Su hija apenas veía y no se habían dado cuenta hasta ese momento. Entonces llegó el horrible sentimiento de culpa, las dudas, los miedos, la incertumbre…

valeria

Ese fue el inicio de una verdadera carrera de fondo que aún no ha terminado. Un sin fin de visitas a especialistas, de pruebas médicas y de operaciones. Los inicios fueron duros para esos padres primerizos que no se podían creer que fuese verdad lo que les estaban contando de su hija. ¿Por qué a ella? Comenzó a llevar lentes de contacto con sólo cuatro meses, luego vino el parche (que ha ido y venido varias veces), las gafas, los cuidados extremos, las precauciones y también las operaciones. En solo 6 años Valeria ya ha pasado por cuatro cirugías en sus ojos, se dice pronto. Y lo que todavía queda, porque en los próximos años Valeria volverá a pasar por quirófano, esta vez para que le coloquen unas lentes definitivas y para que terminen de corregirle el estrabismo. La carrera de fondo aún no ha terminado…

Valeria ha tenido que privar su infancia de muchas cosas que para nosotros son completamente normales. Los cumples de cole en los parques de bolas con lentillas han sido inviables hasta ahora. Ir a la playa o llevarla al parque a jugar con la arena era impensable. Darle gusanitos y correr el riesgo de que se frotase los ojos era una locura. Y por supuesto dejarla con alguien, para escaparte a celebrar un aniversario o simplemente a ver una película que no sea de Disney al cine, a día de hoy todavía es prácticamente imposible. Sus ojos necesitan muchos cuidados y muchas atenciones que no todo el mundo puede darle. Con Valeria el juego nunca era espontáneo, cada juguete y cada actividad que hacían con ella tenía un porqué detrás. Estimulación constante y mucho trabajo que, por ahora, han dado unos resultados fabulosos pero que agota. A sus padres y a ella. Gracias a todo ese trabajo, a día de hoy Valeria lleva una vida prácticamente normal y ya se encargan sus padres de que no se pierda nada por culpa de esas cataratas congénitas.

Siempre he admirado profundamente la capacidad de Valeria de adaptarse a las circunstancias (sus tratamientos han ido cambiando mucho a lo largo de estos años). Su capacidad de superar los baches que la vida le ha ido poniendo en el camino os aseguro que es increíble. Me ha dejado con la boca abierta muchas veces. Pero a quien admiro profundamente es a sus padres. Padres que tomaron las riendas de la situación desde el minuto cero, a pesar de la dureza y asumiendo algo para lo que nadie les había preparado. Padres que cada día, cada minuto y cada segundo de la vida de su hija luchan para que todo mejore. Padres que a pesar de las dificultades y de que las cosas no han sido como ellos imaginaron nunca pierden la sonrisa y el buen humor. Padres humanos que a veces dudan o sienten que sus fuerzas flaquean pero que nunca tiran la toalla. Padres que lo dan todo por su hija, sí, como lo daríamos todos. Pero a ellos les ha tocado vivirlo y a veces se hace muy cuesta arriba. Estoy segura de que todo este esfuerzo merecerá la pena y de que con el tiempo los enormes baches se convertirán en arenilla y todo lo vivido lo recordarán como un mal sueño. Y aunque les toque inventar historias de super héroes para convencer a Valeria en cada nuevo capítulo de esta historia, aunque a veces tengan dudas, todo merece la pena. ¡Estoy segura!

¿Y sabéis qué? En esta historia los superpoderes no sólo los tiene Valeria, también los tienen sus padres por sobrellevar lo que les ha tocado vivir de esta forma. ¡Enhorabuena! ¡Sois el mejor regalo que Valeria puede tener! Y para mi niña, Valeria también es un regalo, os lo garantizo.

valeria

valeria

¡Mil gracias por dejarme compartir vuestra historia! ¡Os queremos!

8 comentarios

  1. Mil gracias por contar tan bien la historia de nuestra niña, por escribir con tantísimo cariño, me ha emocionado muchísimo, nunca había escuchado la historia de mi hija , solo la he vivido, sabía q Valeria tenía una bonita historia pero al leerla me ha parecido preciosa!!!!!!
    Mil gracias y me debes otro post cuando lleguemos a la meta

    1. Mil gracias a vosotros por dejarme contarla. Sois una familia maravillosa. Y, claro que sí, cuando lleguéis a la meta lo contamos y lo celebramos por todo lo alto. Y, mientras tanto, seguimos con vosotros en la carrera de fondo. ¡Muchos besos!

  2. Siempre me asombrara la capacidad de mi amiga como madre eres un ejemplo Lorena y gracias a vosotros dos vuestra hija es inmensamente feliz, una niña llena de virtudes!!! Enhorabuena

    1. ¡Son unos padres increíbles! Valeria tiene súper poderes pero ellos también los tienen <3 <3 <3

  3. Es una crak!!!menudo desparpajo tiene!!campeona valeria y sus papás!

    1. Y tanto que tiene desparpajo. ¡Valeria es increíble!

  4. A mí estas historias de superación en niños tan pequeños y de padres tan implicados me tocan la fibra. Cuando nació mi prematurito nos tuvieron más de un mes con la dichosa prueba de la hipoacusia y yo ya me veía en la peor situación posible teniendo que asumir que el niño sería sordo al menos de un oído y me pegué unos hartones de llorar… Vamos, que no he llorado por nada más en la maternidad que por esto, por creer que no sería un niño feliz, ni con plenitud de facultades. Y ahora conozco historias como la de Valeria y oye ¡que gran parte del éxito depende de nuestro ánimo a la hora de afrontar estos obstáculos que pueden surgir!

    1. La historia de Valeria es increíble pero también lo es la historia de sus padres. ¡Bravo por ellos! Son un gran equipo 🙂

Deja un comentario