5 cosas que echo de menos de cuando no era madre

ser madre

Más de seis años hace que me convertí en madre y parece que fue ayer. El tiempo vuela, de eso no hay duda, y ahora que mis hormonas se encuentran en plena revolución intentando convencerme para que me lance a por el tercero me ha dado por pensar, quizás demasiado.
Por pensar y por hacer balance de cómo han sido estos seis años. La maternidad ha cambiado mi vida, me ha revolucionado y me ha convertido literalmente en otra persona. Pero hoy no quiero hablaros de eso, hoy me ha dado por pensar en las cosas que echo de menos. Cosas que antes de ser madre hacía o con las que disfrutaba y de las que ahora, prácticamente, ni me acuerdo. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Te cuento!

Dormir más
ser madre
Sin duda, dormir más es lo primero que respondo cuando alguien me pregunta qué es lo que más echo en falta de cuando no era madre. Siempre fui muy dormilona, dormía como un verdadero lirón y para mí nunca era suficiente. Recuerdo aquellos fines de semana sin niñas en casa en los que no me levantaba hasta las doce del mediodía, aún cuando ni siquiera había trasnochado la noche anterior. ¡¡Qué lejano veo eso!! Ahora, lo excepcional es no despertarnos al menos una vez, cuando no son dos, tres o incluso cuatro. Dormir a trompicones me mata y como además me acuesto a las mil y me levanto (entre semana) o me levantan (los fines de semana) pronto, pues duermo más bien poco. Mucho menos de lo que a mí me gustaría, la verdad.

Ahora, puestos a buscar el lado bueno de las cosas, que los que ya me conocéis sabéis que se me da de maravilla, ahora los días me cunden un montón. Y cómo no van a cundir si los fines de semana raro es el día que tocan diana después de las siete y media, ¡de la mañana! con su famosa pregunta de ¿Cuándo nos levantamos?.

El silencio

ser madre

Ese bien tan preciado que tanto escasea cuando eres madre. Sus risas, sus llantos, sus peleas, sus cánticos, sus ¡mamiiiiiiii! llenan mi día a día sin descanso y, en ocasiones, llegan a saturar, para qué nos vamos a engañar. Y tan necesitada estoy a veces de silencio, que cuando las niñas se acuestan y damos por concluida una de nuestras jornadas maratonianas, a veces soy incapaz de articular más palabras. Necesito saborear con calma ese silencio que tanto me reconforta y que me ayuda a recuperar la cordura para poder volver al día siguiente a la carga.

Tiempo para mí

No ser la última de lista y pensar en mí antes que en los demás es algo que dejé de hacer cuando me convertí en madre. Así dicho, quizás suena un poco egoista, pero cuando te conviertes en madre, poco a poco, y sin darte cuenta siempre te dejas para el final, muchas veces para cuando las fuerzas ya flaquean tanto que apenas ya quedan ganas. Darme un baño de espuma, hacerme la pedicura o irme una tarde de compras relajada con amigas es algo que no hago desde hace tiempo y también echo bastante en falta.

Improvisar

ser madre

Poder hacer lo que quiera y me pida el cuerpo en cada momento, es algo que también echo en falta de cuando no era madre. Salir de la ofi y decidir sobre la marcha lo que iba a hacer esa tarde, es ahora algo impensable. Ahora no eres solo tú. Entran en juego ellas y sus planes, que aumentan según crecen. Sus ensayos de baile, sus cumpleaños o sus ganas de disfrutar en el parque en cuanto sale un rayito de sol cuentan, y mucho.

Hacer cosas de mayores

ser madre

Y no os penséis que hablo de cosas demasiado complicadas. Me refiero a ir al cine a ver una peli que no sea de dibujos animados, disfrutar de una cena con amigos o en pareja sin interrupciones o leer un libro de forma relajada. Ahora buscar momentos para hacer cosas de mayores resulta complicado. Toca buscar voluntarios que se queden con ellas aunque solo sea unas horas o alguna noche, de vez en cuando, para poder disfrutar de un plan de mayores a solas, como hace algunos años y también dedicar tiempo a tu pareja.

Aunque hacer cosas de peques tampoco está tan mal. Puedes hacer el ganso en el parque sin descanso y sin miedo a que nadie te mire mal. Como eres madre la gente lo entenderá.

Y vosotros, ¿qué echáis en falta de cuando no teníais hijos?

18 comentarios

  1. Hoy por hoy ¡dormir! Eso es lo que más necesito. Y el cine, fuera o dentro de casa,porque con mi torbellino y sus horarios es imposible hacer nada ni siquiera en el salón. No me estreso porque sé que luego lo echaré de menos, pero hay días en los que me acuerdo a cada instante de estos dos lujazos de mi época prematernal.

  2. Sin duda dormir,y mucho me temo que dentro de 5 meses la cosa va a ser peor, e ir de compras para mí, porque siempre que voy le compró algo.

  3. Lo primero dormir, auqnue siempre an dormido muy bien de tiron alguna noche, mami agua, mami pipi, mamiii tengo miedoo!!!!
    Y lo segundo inprovisar, como dices, hacer lo que quieras sin pensar en nada ni nadie mad que tuuu!
    Ahora tambien te digo, mi vida a cambiado pero no la cambiaria por la de antes, es la apoca mas maravillosa aunque estresante del mundooo!! Adoro a mis hijas y todo me parece poco para ellas! Os amo bichitos mios

  4. Yo hecho de menos las siestas de 2-3 horas, las mañanas en las que no saltaba de la cama corriendo porque nadie esperaba un desayuno, leer si leer relajada y sin un "mamaaaaaaaaa" (aunque que maravilla de palabra) las duchas sin interrupciones pero lo que siempre decimos mamás ¿te imaginas la vida sin ellos? Sabemos que no….llegaron para llevarse "la paz" pero nos llenan de tantos momentos únicos! Besos a todas nos leemos!

  5. Yo nunca he sido muy dormilona, quizá sea todo lo demás lo que eche en falta cuando tengo 5 minutos para pensar!

  6. Nat.mucho estás rondando las hormonas y las ideas de familia numerosa eh!!
    Yo echo de menos dormir, y hacer cosas de mayores. Cosas sin prisa, sin responsabilidad…

  7. ¡Ay dormir! Sin duda lo que más echamos en falta todas. Sin duda en menos tiempo del que pensamos lo estaremos echando de menos, ahora toca disfrutar del presente aunque eso implique echar de menos algunas cosas. ¡Un besote!

  8. Los inicios serán duros pero volver a tener un bebé es algo absolutamente maravilloso Marta. No sabes la envidia que me das. ¡Disfruta!

  9. ¡Yo tampoco lo cambio por nada del mundo! Pero a veces se echan de menos cosas y se hace duro. Aunque más tarde o más temprano pasara seguro. ¡Un beso!

  10. ¡Yo con dormir por la noche me conformo! Desde luego, para mí hoy en día es imposible imaginar mi vida sin ellas. ¡Un beso!

  11. Muy bueno, cuando tienes cinco minutos ¿libres? ¡Un beso!

  12. ¡Ay Lydia! Mucho esta rondando la cosa… Exacto hacer cosas con calma y con responsabilidad cero. ¡Un beso!

  13. Ay…esas sesiones maratonianas viendo alguna serie los fines de semana,cocinar tranquilamente,charlar por teléfono todo lo que quiera,leer,trabajar en condiciones (soy freelance) y dormir claro,siempre dormir…

  14. Veo que coincidimos plenamente… jajaja

  15. Ufff!!! creo que coincidimos en muchas menos en lo de dormir más que yo no soy muy dormilona, yo añoro el caos es decir una vida sin horarios!!! y hablar por teléfono sin que alguien venga detras mia reclamando atención!!

  16. ¿Quién dijo que vivir en el caos fuese malo? Yo también lo echo mucho de menos Teresa. ¡Un besote!

  17. Yo echo de menos tomar algo tranquilamente en una terraza, y poder alargarlo hasta las mil….Además las patatas fritas que ponen de aperitivo ahora son exclusivamente del peque jejejeje!

    http://www.eldiariodeshyris.blogspot.com

  18. Podemos ayudarte con la pedicura y manicura…… Masaje, depilación (otro gran olvidado) etc
    Nuestro centro de estética en Villanueva de la Cañada practica Slow Beauty, es decir, sin prisas, con mimo y en un lugar suuuper agradable.
    Visítanos cuando quieras
    The Nail Project, calle Cristo

Deja un comentario