Y el tercero… ¿para cuándo?

maternidad, hijos

¿Y el tercero para cuando? ¿No estarás embarazada? Estas son algunas preguntas que retumban en mi cabeza con demasiada frecuencia últimamente. Preguntas sin maldad, como otras muchas, pero sí un poco incómodas, para que nos vamos a engañar. Yo siempre quise tener muchos hijos, cuando era pequeña soñaba con ello. Casi siempre deseamos lo que no tenemos, ¿verdad? Mi familia era pequeña (mi abuela, mi madre, mi hermana y yo) y supongo que ver el bullicio de las casas en las que eran un montón de hermanos me llevaba a imaginarme formando una familia numerosa en el futuro. Me visualizaba así y eso era lo que quería para mí.

Luego, cuando te llega el momento, las cosas cambian. Tener hijos cuesta mucho, mucho más de lo que nunca uno es capaz de imaginar. Tiendes a planificarlo, como quién planifica un viaje o una escapada, antepones muchas cosas y a veces es tan difícil que se produzca el milagro de la vida que incluso te llegas a desesperar y piensas que quizás nunca serás capaz de lograrlo. La cabeza juega malas pasadas, muy malas, y cuando deseas algo con todas tus fuerzas y ves que no llega todo lo rápido que quisieras te desesperas. Por suerte mi desesperación no duró mucho tiempo y al final el milagro se produjo. Me convertí en madre, nos convertimos en padres trás algún intento fallido. Intentos que dejarón una huella imborrable, pero al fin logramos lo que tanto tiempo llevabamos deseando. Ser padres.
Comenzó entonces una etapa única y maravillosa. Con miedos e incertidumbres, llena de primeras veces, pero con tantas y tantas satisfacciones. La llegada de un hijo te cambia la vida, te revoluciona, te transforma y entonces, por sorpresa, y sin apenas pensarlo, llegó el segunda. Mucho más rápido de lo que esperábamos y más aún después de lo mucho que nos costó la primera. ¡Cómo pueden cambiar tanto las reglas del juego en tan poco tiempo! Pasamos de una a dos con rapidez, solo se llevan 19 meses, y nuestra vida volvió a cambiar de nuevo.  Entonces hay momentos en los que el trabajo no solo se duplica. El trabajo se triplica, se cuadruplica o incluso en algunas ocasiones se quintuplica, crees desesperar en algunos momentos pero consigues superar los baches, avanzar en el camino y disfrutar de la bimaternidad con ganas y con todo el entusiasmo que se merece. No sin un punto de locura.

Llega el momento de parar, te aparcas para disfrutar de ellas y disfrutas, disfrutas mucho, pero el tiempo pasa, demasiado deprisa quizás y de pronto, sin que apenas te des cuenta tienes que decidir. ¿Seguimos o nos plantamos? La presión de tomar la decisión cae como una losa. No sabes muy bien qué hacer, recuerdas cuáles eran tus sueños y la pregunta te sobrevuela constantemente. Yo que siempre quise una familia numerosa. Bueno y ahora… ¿ahora qué?

maternidad, hijos
Mentiría si os dijeses no he soñado últimamente que volvía a quedarme embarazada. Lo he soñado, quizás demasiadas veces. La morriña me invade con demasiada frecuencia y hay días en que este tema no me lo puedo quitar de la cabeza. Quizás sea por sentir el paso del tiempo, por sentir que o decidimos nosotros o será el tiempo quién, definitivamente, decida por nosotros. Y yo quiero que seamos nosotros quienes decidamos, quiero que seamos nosotros quienes juntos escojamos el rumbo que queremos dar a nuestras vidas. Pero tomar la decisión es difícil. 
Yo me resisto a cerrar etapa, yo solo pienso en mi sueño. Mi marido, en cambio, piensa en las dificultades, en que las cosas hoy en día no son fáciles e insiste en que debemos pensarlo bien antes de decidirnos. Se resiste y es que no es una decisión fácil, en abosoluto. Estoy segura de que con la llegada de un nuevo bebé todos disfrutaríamos, aunque eso implique rebobinar en muchas cosas, probablemente más trabajo en casa, más preocupaciones, más encaje de bolillos… pero nos regalaría tantas y tantas cosas maravillosas a todos.

Últimamente hasta las niñas nos piden un hermanito. ¿Se lo pedís a los Reyes Magos porfi? Nos dijeron hace unos días. Por supuesto ellas no saben todo lo que eso implica y nosotros intentamos que lo entiendan pero ellas insisten.
La llegada de un hijo es una decisión importante y una decisión de dos, al menos en mi caso. ¡Y en ello estamos! No tiro la toalla, me niego a hacerlo por el momento. De dos a tres hay diferencia, ¡pues claro!, pero tengo claro que me encantaría vivirlo y que lo disfrutáramos todos juntos, en familia, ya entonces numerosa. 

¿Cumpliré mi sueño?  
 

maternidad, hijos

14 comentarios

  1. ¡¡Si es lo que más deseas ojalá se cumpla tu sueño Natalia!! Yo es algo que también llevo dentro y desearía pero también me entran miedos de si algo fallara en todo ello, en el embarazo, en ese nuevo bebé, y en el fondo así soy ya inmensamente feliz con lo que tengo. A pesar de esto que comentó claro que lo intentaría pero la otra parte se niega en rotundo principalmente por lo económico, y soy consiente en que tiene mucha razón, aunque también creo que de todo se saldría y que de algún modo nos apañaríamos. Qué difícil es esto… Yo creo que me toca plantarme, en este caso por resignación y trame centraré en ser feliz con lo que ya tengo.
    Un besazo enorme Natalia y toda la suerte del mundo, MUACK!!!

  2. Estoy esperando nuestro cuarto hijo y a la vez viviendo uno de esos momentos de desesperación de los que hablas…llevo 4 días en cama con gripe y junto a mi peque y esto parece la casa de los horrores!! pero como bien dices todo pasa. Ante la idea de tener otro bebé nunca se está 100% seguro, siempre hay peros… Pero la experiencia de padres hace que te descompliques más, bajes el nivel. Mi tercer hijo ha sido tan fácil…es como si se criase sólo (entiendeme porfa 😉). Tiene a sus hermanos de ejemplo. Con este cuarto a mi me costó más decidirme, mi marido lo dejó en mis manos, pero él si quería ("no hay nada en el mundo que dé más alegrías y que llene tanto la vida como un hijo"). Asi que ahí te dejo mi opinión y decidas lo que decidas, estará bien!!!

  3. Ojalá cumplas lo que deseas….aquí una futura trimadre.Desde siempre quisimos ser numerosos,pero no lo teníamos fácil,los dos trabajando,mi marido fuera y sin familia cerca. El tiempo pasa y como tú dices,o decidís vosotros o es el tiempo el q decide por vosotros,así que empezamos a pensar en qué hacer,decidimos seguir nuestro sueño,aunque no es fácil. Me quedé sin trabajo,pero echamos cuentas y salían, así q seguimos hacia delante,aunque este tardaba en llegar….y,llegó y ya estoy de poco más de 3meses con mucha ilusión y disfrutando más que nunca,porque este será mi último embarazo.
    Si es vuestro sueño,evaluadlo y a por ello…ánimo….

  4. Nuevamente me dejas sin palabras. Nosotros, tras dos abortos después de nuestra S, seguimos en esa lucha por nuestro segundo hijo. Son momentos complicados. Todo pasa, todo llega y todo cambia. Confía. (No sé si te escribo a ti o a mi ��). Un abrazo.

  5. Pues mira, llevo tiempo pensando en las ganas que tienes de otro… En cada comentario, en cada foto, en esas fotos de cuando tus peques eran más pequeñas… tus hormonas lo piden a gritos 😉
    Solo vosotros podéis decidir si es el momento o no, pero tooodos los que conozco que tienen 3 me dicen que de 2 a 3 está chupado.
    Y esas típicas preguntas de la gente cuando tienes ese revuelo mental no ayudan nada, o cuando quieres y no puedes, o incluso cuando ni siquiera te lo estabas planteando.
    A veces nos iría mejor si nos mordiésemos la lengua. Pero ya que has sacado el tema… Yo voto por panza siiiiii.
    Un besazo guapa

  6. Ay mi niña…. yo estuve en tu misma situación. Y no hacía más que poner en una balanza las cosas positivas y las negativas.
    Y la única positiva que me salía era MÁS AMOR. Así que nos lanzamos a ello. Pero como bien sabes el destino hizo que ahora sólo pueda ocuparme de mí. Los médicos me dicen que ya no podré tener más hijos, y eso es algo que por ahora no me duele, porque en el fondo de mi ser , sé, que el futuro no está escrito todavía. Y quien sabe….. Yo voto por MÁS AMOR, por ese tercero. Lo demás, no importa! es pura logística y que la vida puede hacer que cambie de un día para otro. Al final lo único que importa es la familia. Un besazo guapiiiiiisima

  7. Yo voto porque si Nat,ya sabes cuanto deseamos mi marido y yo otro aunque los médicos digan que no,si puedes no esperes,un besazo

  8. Yo digo que si hay algo que te lo pide….por qué no? Nosotros llevamos tanto tiempo en busca del segundo que cada vez que se me escapa otro mes…..en fin, que a por ello pq luego todos los impedimentos desaparecen y se transforman en algo tan bonito….
    Un besote enorme.

  9. Ánimo y a x el tercero! Con lo bie. Que re salen! Ya sabes volver a empezar, pero dicen que el tercero sale más independiente, aprende de los mayores … Yo no debo x salud así me quedare siendo #bimadre…pero tu adelante siempre son una alegría!

  10. Si es lo que deseáis será que si, pero pienso que es algo que se debe pensar con cabeza pues tres ya es un paso importante. Ánimo y suerte decidáis lo que decidáis es vuestra familia y vuestras vidas. Besete!!!!

  11. ¡Lánzate mujer! Yo soy de las que quieren familia numerosa y aún estoy estancada con la primera. Pero querer, quiero,lo que pasa es que el post parto se me esta eternizando. Se puede prescindir de muchas cosas para ser feliz con una gran familia.

  12. A por el tercero! O tercera! Yo siempre dije que 3, pero ahora de momento no me veo, pero no cierro la opción.

  13. Es una decisión difícil pero yo todavía no lo descarto. Tiempo al tiempo y ya veremos. Aunque dos es un número precioso, ya lo sabe. ¡Un besazo Bea!

  14. […] a mí, la morriña me invade al verme rodeada de tanta tripa y tanto bebote comestible, la verdad, con las ganas que tengo yo tener un tercero. Con ellas surgen conversaciones donde te plantean miles de dudas, de inquietudes, de miedos, de […]

Deja un comentario