Somos su ejemplo

Tan sencillo como eso. Somos el ejemplo de nuestros hijos, su referente, su modelo, su canon… Todo lo que hacemos, todo lo que decimos, cómo actuamos o cómo nos comportamos definirá sus comportamientos, sus palabras, sus gestos, sus actitudes… Y no podremos evitarlo. Son esponjas ansiosas de absorver, atentos a nuestros comportamientos aún cuando pensemos que no están atentos, deseosos de aprender más y más cosas y ellos entienden que lo que nosotros hacemos siempre es lo correcto.

Suena fuerte, muy fuerte ¡Qué responsabilidad la nuestra como padres! ¿Alguién te contó algo de esto antes? Pero si lo piensas quizás sea mucho más fácil de lo que parece. No hay que buscar métodos extraños o hacer una tesis para que tu hijo se comporte de determinada manera o actúe de una forma determinada, en la mayoría de las casos basta con que cunda el ejemplo en casa. Ahora, no le pidas a tu hijo que se comporte de una determinada manera si tú te comportas de forma totalmente contraria. Tu hijo no entenderá nada y probablemente acabe haciendo lo que tú hagas, por mucho que tú le digas que lo correcto es hacer lo contrario.

Si gritamos, ellos gritarán
Si pegamos, ellos pegarán
Si nos estresamos, ellos se estrasarán
Si insultamos, ellos insultarán
Si nos faltamos el respeto, ellos también lo harán
Si no nos ayudamos, ellos tampoco ayudarán

Si vivimos amargados, ellos también lo harán
Si estamos tristres, ellos lo estarán
Si no disfrutamos de las cosas, ellos tampoco lo harán

Videos como los que ahora os voy a mostrar ponen los pelos de punta pero merece la pena verlos y reflexionar sobre la importancia de nuestros actos y de nuestra forma de ser en ellos. De verdad, ¿cuesta tanto darnos cuenta de que ellos son nuestro reflejo? Simplemente eso. Si no quieres cambiar por ti, hazlo por ellos.

“Children see, childre do” Youtube
“Piensa como un niño” @CarlosChaviraTV

4 comentarios

  1. El primer video que has puesto, ya lo habia visto, pero cada vez que lo veo me hace reflexionar mucho. El otro día discutia con mi marido porque cruzó un semaforo en Rojo, y me dice, pero si no vamos con la bichito, y le digo ya, pero y los demás niños que hay en la calle esperando….con esto lo que quiero decir, es que a veces no basta con educar a los nuestros, también hay que ser conscientes de que en la sociedad hay niños que observan lo que hacen todos los adultos, y si resulta que tu enseñas a tu hijo que hay que esperar a que seponga verde el semaforo y llega un listo y te lo cruza en rojo, que le explicas tu a tu hijo??? es dificil, pero hay que ser un poco responsables. Y nada mas este tostón te he dado jajjaja. Feliz Viernes!!

  2. ¡Qué razón tienes! Nuestros gestos y nuestras acciones son tremendamente importantes para los que nos rodean, ya sean nuestros hijos o no. De rollo nada, me encanta que compartas eso conmigo. ¡Feliz viernes!

  3. Cuanta razón tienes, Nat. Y me preocupa mucho mucho lo que ven, lo que les transmitirmos. Y sobremanera el ejemplo que les damos nosotras, las mujeres. Y el resto de mujeres que ven: en la tv, en el barrio, en el patio…

  4. Merece la pena pensar en ello y tenerlo muy presente siempre Ruth. ¡Besos!

Deja un comentario