Tarde de cuentacuentos con My Little Book Box

 

Las historietas de mamá

 

Hace un par de semanas leí en el blog Trastadas de mamá un post en el que Patricia nos hablaba de su nuevo proyecto de cuentacuentos y talleres, como embajadora en Madrid, de My Little Book Box by Boolino. Me encantó la idea y en seguida me puse en contacto con ella.
En la urbanización donde vivo somos una pandilla bastante númerosa de familias con niños y niñas de edades comprendidas entre los dos y cuatro añitos. Pensé que sería una buena oportunidad para disfrutar todos juntos de una tarde distinta y, a la vez, divertida. Del parque, las pelotas, las muñecas y las bicis ya disfrutamos todos los días.
Hablé con un grupo de siete mamis amigas y sus ocho niños de, aproximadamente, cuatro añitos todos y elegimos un día que nos viniera bien a todos. El viernes 25 de septiembre resultó ser la mejor opción. Tenemos la suerte de contar en la urbanización con una sala bastante amplia a disposición de cualquier vecino para celebrar cumples o cualquier otro tipo de actividad, por lo que organizamos allí el taller.
Como Patricia no nos conocía a ninguno, se me ocurrió la idea de hacer unos cartelitos para identificarnos. Me había dado una pista, el cuento iba de calabazas, por eso decidí hacer los cartelitos en forma de calabaza. Fue sencillo, busque un dibujo de calabaza en Mr. Google y lo usé a modo de plantilla para recortar una simpáticas calabazas de cartulina naranja. Mi niña mayor, en seguida tomo las funciones de secretaria, y nos ayudó a Patricia y a mi a repartir los carteles. Estaba encantanda.

Con una bonita canción Patricia rompió el hielo y fue saludando a todos los allí presentes.

Patatín, patatín, patatero
Hola María
¿Cómo te va?
Entonces llegó la hora del cuento. “Sopa de Calabaza” de Helen Cooper. Una bonita fábula de animales sobre el compañerismo. Con su cuchara gigante Patricia supo captar la atención de todos y consiguió que grandes y pequeños disfrutaramos con la historia.

Las historietas de mamáLas historietas de mamá

Después del cuento, llegó la hora de la manualidades. Las cajas traían el material necesario para que todos los niños allí presentes pintaran las caretas de los protagonistas del cuento: un pato, un gato y una ardilla. Los niños pintaron sus caretas, las recortaron, y con el punzón hicieron los agujeros para los ojos, ¡lo más divertido! Y los mayores les ayudamos a poner las gomas y… ¡listo! Cada uno tenía sus caretas para poder representar el cuento.

Esta era sólo una de las tres actividades que venían junto con el cuento en la caja My Little Book Box, donde vienen todos los materiales para hacer dos manualidades más: el juego de la calabaza y un servilleteros con forma de calabaza. Además se incluye una interesante guía hecha por pedagogos donde se explica a los papis los valores del cuento, se dan las instrucciones para las manualidades y se sugieren ideas de cómo leer el cuento para hacerlo más ameno y más ideas de juegos relacionados con el mismo.

Tanto me gustó que me he suscrito para recibir My Little Book Box cada mes. Aprenderemos, leeremos, crearemos y jugaremos. Pero sobre todo nos van a brindar la oportunidad de disfrutar de muchos momentos divertidos en familia. Gracias Patricia por compartir esta tarde tan divertida con nosotros y porque gracías a tí hemos conocido un producto muy chulo. Ya os iré contando más cositas.

2 comentarios

  1. Qué chula la actividad!! Te dejo mi blog por si alguna vez te apetece encargarme algún cuadro, toalla, saquito, cojín, etc. en punto de cruz, se llama las labores de Carol, espero que te guste:

    carolsr81.wordpress.com

  2. Lo pasamos pipa! Me pasaré por tu blog!
    😉

Deja un comentario