Por fin… algo de tranquilidad

Después de muchas idas y venidas al otorrino, de muchos tratamientos, de muchas preocupaciones, de muchas molestias y muchos dolores…, parece que por fin tenemos un poco de calma. Por fin los oídos de nuestra niña están dando tregua y esperemos que esta tregua dure. Y así, sobre todo, ella pueda vivir con tranquilidad.

Como muchos ya sabéis, hace poco más de quince días que la doctora puso a nuestra niña sus tubitos mágicos (drenajes). Esos tubitos mágicos que apuntaban ser la única solución a sus múltiples otitis desde el pasado verano. Desde entonces no habíamos tenido descanso, la pobre había ido enlazando una otitis tras otra, sin piedad,y lo peor es que ya llevaba mucho tiempo con la audición reducida. La prioridad era recuperar la audición cuanto antes, esas fueron las palabras de la doctora en la última visita a su consulta antes de la intervención.

La intervención fue fenomenal, en apenas quince minutos nuestra niña ya tenía esos tubitos mágicos de los que tanto había oído hablar. ¿Dónde están los tubitos mamá?, preguntaba después. Lo peor fue el despertar de la anestesia. Sus llantos y sus quejas no se me olvidarán, ¡qué mal rato! Pero al ratito, tras una dosis de calmante para las molestias, ya estaba fenomenal, tan risueña y alegre como siempre.

Tras la intervención la doctora nos advirtió que los oídos podían supurar, pero a los pocos días la cosa empezó a pintar un poco mal en uno de los oídos. Supuraba demasiado y en la primera revisión la doctora nos confirmó que había una pequeña complicación. Una otitis externa provocada por su dermatitis atópica en el conducto del oído. ¡Vaya tela!, cómo diría ni niña. Y de nuevo otro tratamiento más. Pero no quedaba otra, había que luchar un poco más.¡Y así seguimos luchando todos juntos!

Por fin, después de una semana más de tratamiento para curar esa otitis externa parece que empezamos a descansar. El oído ya no supura, lleva días sin quejarse y oye mucho mejor. Ya no hace falta poner los dibujos a todo volumén en casa. ¡Menudo descanso! Por fin tenemos algo de tranquilidad. Ahora sólo queda esperar tres semanitas para volver a ver a la doctora y que por fin puedan repetirle la audiometría para confirmar que todo está normal. Y entonces será cuando de verdad lo podamos celebrar.

Por cierto, mil gracias a todos por el apoyo, vuestros mensajes y muestras de cariño han ayudado y mucho.

2 comentarios

  1. Cuánto me alegro, Nata! Me he acordado mucho de vosotras estos días, pero, para no variar, miChico no ha parado en casa y siempre se me acababa pasando el preguntarte, mil perdones, cielo! Lo dicho, me alegro de que empeceis a descansar y a mirar los días de otra manera. Ahora mismo llega la revisión y os dicen que todo está genial, verás! Muaaaak! 🙂

  2. Mil gracias Laura! Parece que todo va a mejor. Un besote!

Deja un comentario