Probamos los pañales Pingo

pañales pingo

Hace algunos días os conté por redes sociales que íbamos a probar los pañales Pingo. Hasta el momento, tanto con las mayores -hace años- como ahora con la peque, siempre habiamos usado Dodot pero después de leer el artículo de Mi muselina sobre la gran cantidad de ingredientes tóxicos que llevan muchos pañales me decidí a probar esta marca de la que apenas había oído hablar antes. ¡Os cuento mis impresiones!

Libres de tóxicos

El primer punto a su favor, sin duda, es que no llevan sustancias tóxicas en su composición. Si os soy sincera nunca antes me había planteado que los pañales, un producto creado y diseñado para los bebés, pudiese incluir en su composición sustancias tóxicas que son perjudiciales o dañinas para lo que más queremos en este mundo: nuestros hijos. Por eso cuando leí el post de Mi muselina en el que analizaba este tema en detalle, decidí que teníamos que cambiar la marca de pañales que usábamos en casa.

Muchas otras marcas ni siquiera especifican su composición, por desgracia por ley no están obligados a hacerlo. En cambio los pañales Pingo son muy transparentes en este aspecto. Indican todos sus ingredientes de forma muy clara. No llevan tóxicos, totalmente libres de cloro, pvc y perfumes. Si reconocen la presencia de polipropileno en sus velcros, pero al tratarse de una parte del pañal que no está en contacto con la piel de los bebés, no hay riesgo ninguno.

Más transparencia imposible. En sus bolsas encontraréis toda esta información sobre su composición de forma muy clara y sencilla. ¿Por qué no lo harán otras marcas de la misma forma? Eso mismo me pregunto yo. ¿Igual es porque tienen algo que esconder? Ante la duda, si no especifican yo prefiero no probarlos, la verdad.

Si lo piensas, es un producto que está en contacto directo con la piel de tu bebé durante 24 horas al día durante más de dos años. Y sí, es posible que no notes que esas sustancias tóxicas alteran la piel de tu bebé a o la perjudican pero si puedes usar una opción mejor para tu bebé mucho mejor, ¿no?

Suavidad y comodidad

Otra de las cosas que más me ha gustado de los pañales Pingo ha sido su suavidad y lo cómodos que resultan. Son flexibles y muy suaves pero no por ello, menos resistentes. Algo también importante y a tener en cuenta.

El procedimiento que utilizan para blanquear la celulosa de estos pañales es distinto al de otras marcas. En los pañales Pingo utilizan agua oxigenada en lugar de cloro que, además de reducir la contaminación ambiental, los hace especialmente suaves. Y os aseguro que se nota. Algo muy de agradecer cuando se trata de un producto que está en contacto directo con la piel durante tanto tiempo.

Cero irritaciones

Ya sabéis que el uso continuado de los pañales en algunas ocasiones provoca la aparición de irritaciones en el culete de los bebés. Después de haberme informado sobre el uso de sustancias tóxicas por parte de algunas marcas de pañales, parece ser que la aparición de irritaciones en la mayoría de los casos se produce por el contacto directo con este tipo de sustancias nocivas para la piel de nuestros bebés. Estos pañales no llevan este tipo de sustancias tóxicas, lo que reduce mucho las posibilidades de que aparezcan estas irritaciones.

Otro de los principales motivos de que aparezcan irritaciones son el exceso de humedad, algo que también evitan estos pañales porque son mucho más absorbentes que otros, hasta un 25%, reduciendo mucho la sensación de humedad en el culete. Por muy cargado que este el pañal yo no he notado esa sensación de humedad que con otras marcas a veces traspasa.

Y por último, las costuras y los cierres de los pañales Pingo son mucho más flexibles que los de otras marcas. Apenas dejan marcas en la piel, evitando así también las irritaciones.

Nada de fugas

Otro de los factores importantes para mí con los pañales es el tema de las fugas. Cuando hay fugas es un verdadero incordio y durante estas semanas no hemos tenido ni una fuga. Es cierto que al haber introducido ya la alimentación complementaria las cacas no son tan líquidas como antes, pero aún así con otras marcas siempre las había sufrido y con los pañales Pingo no hemos sufrido ninguna, al menos por el momento.

Su precio

Está claro que el gasto que se hace en pañales es uno de los más importantes cuando un bebé llega a casa. Como media los usarán a diario durante aproximadamente dos años y medio, así que multiplica. Aunque igual eres de las mías y casi prefieres no hacer el cálculo. Lo hagas o no, es importante saber que los pañales Pingo tienen un precio competitivo, teniendo en cuenta claro esta todas sus ventajas.

No son la opción más económica, lo sé, pero si la opción más económica incluye sustancias tóxicas en su composición para mí no hay duda. Me quedo con estos aunque no sean tan económicos. No debería estar permitido el uso de sustancias tóxicas o nocivas por mucho que así se consiga abaratar su precio para vender más, pero hasta la fecha no hay regulación en este aspecto. Como yo siempre digo, casi siempre si es más barato por algo será.

Para que os hagáis una idea de su precio en la actualidad, nosotros usamos la talla 3 que puedes comprar en Amazon por 0,33 euros la unidad. La talla 4 baja un poco su precio a 0,32 euros la unidad. Tampoco es un precio desorbitado.

Si os apetece probararlos he visto que en su página web puedes comprar un pack de prueba por 6,50 euros. Este pack incluye un descuento de 10 euros para tu siguiente compra.

¿Recomendarías los pañales Pingo?

Después de usarlos durante más de tres semanas con la peque, definitivamente os digo que sí. Os recomiendo los pañales Pingo, sin dudarlo y no, no se trata de un post patrocinado. Y, si os soy sincera, lo tuve casi igual de claro a los dos días de haberlos probado, me convencieron bastante rápido.

Además de estar tranquila en cuanto a su composición, sabiendo que no llevan ninguno de los componentes tóxicos de esta lista. Su suavidad, la ausencia de escapes al usarlos y lo cómodos que resultan son otros de los motivos que me han convencido para cambiar de marca de pañales en casa.

Y vosotras, ¿conocíais los pañales Pingo? ¿Los habéis probado?

Deja un comentario