Nuestra primera pérdida

El miércoles pasado uno de los gatos de mi madre (nona) murió. Llevaba tiempo muy enfermo y, por fin, le llegó su momento. Desgraciadamente Mufy nos dejó para siempre.

En casa nunca hemos sido partidarios de engañar a las niñas. Cuando las hemos dejado con alguien, nunca lo hemos hecho a escóndidas por muy pequeñas que fuesen. Siempre las hemos contado la verdad para evitar sorpresas y por ahora nos ha ido bien de esta forma. Por eso, cuando mi madre me dió la noticia, en ningún momento dudé si contárselo o no a las enanas, sobre todo a la mayor porque la peque, con sólo 26 meses, aún no se entera de mucho.

Esa misma tarde le dije a gordi que tenía que contarle algo. Le dije que Mufy se había ido a vivir al cielo. En segundos le cambió la cara y vi como unos lagrimones enormes comenzaron a brotar de sus ojos, y no pude evitar terminar llorando con ella.

No paraba de preguntarme por qué. Ella sabía que Mufy estaba malito pero no se imaginaba que algún día dejaría de estar con nosotros. Le expliqué que era lo mejor para él porque en el cielo ya no le dolería nada y volvería a estar contento, pero ella no paraba de preguntar por qué y de decirme que quería verle cuando fuera a casa de la nona.

Con mucha paciencia conseguí calmarla, le expliqué que en cielo él ya no tenía dolores y por eso estaría mucho mejor allí. Poco a poco cada vez estaba más tranquila y entonces decidí improvisar y contarle que a partir de ahora viviría en las nubes, que siempre nos vería y que no podíamos estar tristres porque si nos veía llorar entonces él también se pondría tristre. Le conté que en las nubes viviría con otros gatitos y que los papis de la nona le iban a cuidar igual de bien y con el mismo carino que le había cuidado ella. Conseguí convencerla y se puso a pintar tranquila, pero de vez en cuando me decía, con lagrimas en los ojos, mami me caen cositas. Ella no quería llorar pero en el fondo no podia evitarlo.

A los pocos días dió la casualidad que hemos montado en avión y lo primero que dijo cuando despegamos y sobrevolamos las nubes fue que allí estaba Mufy, a lo mejor le vemos comentó. Veremos a ver que pasa el primer día que vaya a casa de la nona…

2 Replies to “Nuestra primera pérdida”

  1. Tarde o temprano se tienen que enfrentar a ésos sentimientos. Yo tb creo que es mejor no mentirles.

Deja un comentario