La maternidad de la A a la Z. W de Wendy

Hoy, para mi particular AZ de la maternidad, he escogido la W de Wendy. Y es que desde hace algunas semanas en casa ya no soy mamá, la mayor parte del día soy Wendy. Nunca me hubiera imaginado ser esa dulce chica, prendada de Peter Pan, que todas las noches cuenta a sus hermanos divertidas y misteriosas historias antes de ir a dormir. Y soy Wendy hasta el punto de que estas últimas noches, cuando mi hija se ha despertado, en lugar de llamarme mami me ha llamado Wendy.

Todo empezó hace más o menos un mes cuando fuimos al nuevo Teatro El Castillo a ver “La Gran Aventura de Peter Pan”. Les encantó, sobre todo a la mayor. Y desde entonces papi es Peter Pan, la peque es el hermano pequeño, la gordi es el hermano mayor y una servidora Wendy. Todo el día andamos igual, Wendy para arriba y Wendy para abajo. Y como la peque es un verdadero monito de repetición, pues ya os imaginaréis lo que toca. Y es que la imaginación de los niños no tiene límites y la que llegamos a tener los papis tampoco. 

jugar imaginacion azmaternidad niños peterpan

Me encanta verlas jugar con su imaginación. Siempre he leído sobre las múltiples ventajas de ello, y cada vez estoy más convencida de que es la mejor manera de disfrutar con ellos. Nos lo pasamos pipa. Con su imaginación y la nuestra es más que suficiente. Jugar con ella les ayuda a desarrollar sus destrezas sociales, experimentando distintos roles y lo que implica cada uno de ellos. ¿Qué pasa si ahora ella es la mamá y yo la hija? Les ayuda a resolver problemas, a encontrar soluciones ante determinadas situaciones ¿Qué pasa si nos quedamos sin carne para cocinar o el hijo llora porque tiene hambre? Les ayuda a aumentar su vocabulario, inventando historias sobre temas nuevos para ellas. Aprenden a entretenerse y no aburrirse, cualquier momento es bueno para inventarse una historia. Y lo mejor de todo, jugando así les ayudamos a desarrollar su creatividad.

Imagino que durante algún tiempo seguiré siendo Wendy casi a diario, y os confesaré que estoy encantada de serlo. En el coche, en casa, en el parque… en todos sitios. Lo siguiente no sé que será, pero estoy convencida de que será algo igual o mucho más divertido. Sólo tenemos que dejarnos llevar y disfrutar. Y a mí, personalmente, me viene genial para desconectar de las prisas, las rutinas y los agobios del día a día. ¿Por qué no cambiar los papeles y por un rato jugar a ser yo la niña y ella que sea la mami?

Deja un comentario