La maternidad de la A a la Z. T de Tete (chupete)

Una vez más, por los pelos, colaboró en el carnaval iniciado por Trimadre a los 30, el fantástico e inigualable “La maternidad de la A a la Z“. Este vez la letra escogida es la T, de tete (manera cariñosa de llamar en casa al chupete).

Antes de ser mamá, el tete era un objeto más de tantos y tantos que tendría que comprar cuando tuviera un bebé. Simplemente una cosa más. Más tarde, con la llegada de las enanas, me di cuenta de que el tete es mucho más. Desde diciembre de 2009 es una pieza clave en nuestra vida  y no concebimos salir de casa sin él. Desde entonces podremos salir de casa sin toallitas, sin pañales, sin agua… pero ¿sin tetes? ¡Imposible!

Gordi, que dentro de poco cumple cuatro años, no estuvo muy enganchada pero aún así en casa teníamos un buen arsenal:  rosas, azules, blancos, rojos, con dibujos, fluorescentes, anatómicos, fisiológicos, de silicona, de látex… Y le gustaban todos por igual. Sobre todo, los usaba para dormir, pero también le servían para calmarse cuando estaba malita o cansada.

Lo sorprendente fue que su retirada fue mucho más fácil de lo que nunca hubiera imaginado. Con dos añitos recién cumplidos y sin planearlo vino a por ellos una brujita buena y, en un momento, desaparecieron. Me había ido a comprar  y las niñas se habían quedado en casa con mi madre. Un cúmulo de circustancias hicieron que mi madre tuviese que invertarse una historia para justificar su ausencia justo en la hora de la siesta. Y resultó bien. No dijo ni mu y la pobre asumió a la perfección la visita de aquella misteriosa bruja que vino a llevarse sus tetes. No hubo ni una sola lagrima. Y cuando alguién la preguntaba por el tete, con tranquilidad se encogía de hombros y decía “bruja, no, tete“. Como recompensa la bruja le regalo una Blancanieves preciosa, que adora y con la que duerme casi todos los días.

Con peque la adicción está siendo mayor, ya tiene casi 26 meses y aún seguimos usando tete. Con ella también hemos tenido un buen arsenal, arsenal que recientemente hemos conseguido reducir a tres, sólo tres. Iguales, pero de distinto color. Presiento que con ella no va a ser igual de fácil que con su hermana y no nos atrevemos a quitárselo de verdad. Con la vuelta al cole y los cambios de horarios últimamente lo reclama más y, a veces, cuando no lo encuentra, se pone como loca y no para de llorar. En el fondo es como si no quisiéramos asumir que crece y que tenemos que ir pensando en retirarlo ya.

Desde hace un par de semanas su hermana no para de preguntarme cuando viene la bruja a por los tetes de su hermana. ¿Hoy mamá?, me pregunta. Pero al final aquí seguimos. ¿Durante cuánto tiempo más?

6 comentarios

  1. jajajaja, estoy en las miamas. a los dos mayores se los quité con 2 años recién cumplidos….Bárbara, la tercera, ya va por los 2 años y medio…..pero es que me da taaaanta pereza…..

  2. Mi peque dejó el tete con 6 meses ella solita, al ponérselo le daban ganas de vomitar

  3. a mi me encantó el tete, aún recuerdo cuando vino el pajarito para llevárselo (tenía 4 años)…. en el embarazo soñaba con comprar a mi hijo chupetes a tutiplen…. pero él decidió meterse su manita que debió parecerle más rica….. lo he intentado, pero no ha habido manera, él quiere su manita….. asío que todos aquellos tetes quedaron en el olvido y guardados en su cajita……

    besosss

  4. Hola Nat!!! El chupete, todo un tema. Muriel también lo usa, recién tiene 18 meses pero hace un tiempo que sin el chupete no puede estar… me da temor que pasados los dos años no pueda dejarlo… pero veremos cómo sigue el asunto, tal vez cuando sea más consciente lo deje solita!!!

    Besotes che!!!

  5. Pues yo me dejé llevar por el puñetero pediatra una vez más… Me dijo dos años???? Chupete fuera!!! Y ese mismo día se lo regalamos a una vaca.

    La verdad es que sólo preguntó por él dos días. Le dijimos, cariño, se lo hemos dado a la vaca ¿recuerdas? Y se quedaba tan ancho. Jijijiji al tercer día no lo pidió nunca más.

    En resumen, nos salió bien la cosa, pero qué pesados son a veces los médicos con estandarizar todo!!

    Un besazoooooooo!!!!

  6. pues el mío mayor lo dejó a los 3 años y pico.. sí, sí, ya se que es tarde pero era un enganche el que tenía… y encima había llegado su hermana y…. me dio pena… luego él mismo lo tiró a la basura y a la noche se arrepintió de haber tirado su tete… la peque… pues creo que lo usó como un mes (el segundo de vida) y ya nunca más lo quiso… El problema es que en Alicante el tete es el hermano y se armaba un lío mi chico….feliz día y suerte con la operación chupete 😉

Deja un comentario