La maternidad de la A a la Z. I de Instantes

Ayer cumplí cuatro años como mami, ¡cuatro años ya! Si tuviera que resumir estos cuatro años, así de forma rápida, los resumiría en instantes, decenas de instantes, cientos de instantes, miles de instantes, millones de instantes. Por eso hoy, en mi particular #azmaternidad, voy a hablaros de los instantes que componen mi vida como mami, que no son pocos.

Creo que nuestra mente es sabia y, normalmente, cuando recapitulas y miras hacía atrás en seguida te acuerdas de todo lo bueno, dejando lo no tan bueno de lado ¿verdad? Lo bueno es lo primero que me invade cuando intento recordar cómo han sido estos cuatro años. Y como os podréis imaginar podría tirarme horas y horas contándoos instantes únicos, instantes hermosos, instantes emocionantes, instantes sorprendentes, instantes divertidos, instantes entrañables… En definitiva instantes mágicos, porque para mí la maternidad está compuesta de eso.

Ese instante en el que ves por primera vez a tu bebé, le tocas, le hueles, le besas, le abrazas… puro instinto animal.

Ese instante en el que tu bebé se queda dormido en tus brazos, donde mejor puede estar.

Ese instante en el que por primera vez hace un gorgorito, te regala una sonrisa, dice su primer ajito… y tú simplemente babeas.

Ese instante en el que le bañas en la playa la primera vez, haces un castillo en la arena con él o se tira por el tobogán en el parque.

Ese instante en el por primera vez se levanta, comienza a gatear o da sus primeros pasitos.

Ese instante en el que por primera vez te llama mamá, te dice te quiero, te abraza o te besa porque sí y literalmente te derrites.

Ese instante en el que quiere bailar contigo su canción favorita sin poder parar de reir, y lo difrutas con él como si fuera el último baile de tu vida.

Ese intante en el que compartes un puzzle o cuento y descubres todo lo que va aprendiendo día a día.

Ese instante en el que por primera vez ve la Cabalgata de Reyes, ve una jirafa en el zoo o monta en pony y alucina.

Ese instante en el que sopla la primera vela, la segunda, la tercera, la cuarta el día de su cumpleaños.

Ese instante en el le recoges del cole y te cuenta con entusiasmo cómo ha sido su día, con quién ha jugado o qué ha comido.

Y así podría tirarme días, enumerando la cantidad de instantes que llenan día a día mi vida. Aunque ¡ojo!, también tengo muchos instantes malos no tan buenos, instantes de agobio, instantes de duda, instantes de miedo, instantes de angustia… pero hoy he preferido contaros los buenos, los otros los dejo para otro momento.

6 comentarios

  1. 4 añitos ais que se nos hacen mayores! Que bonitos instantes as contado esos son los mejores y los que merecen la pena vivir!! Me pongo ñoña que a mi solo me queda 1 mes para que mis hijos cumplan 10 y 7 años 🙁 ais que rápido se me pasó! Besos y felicidades por esos 4 años a tu peque y a ti!

  2. Nat!!! Preciosísima entrada!!! Feliz cumple a la peque y a vos como mamá!!!

    Sin duda, los mejores instantes de nuestra vida nos los regalan nuestras hijas! Emocionada hasta las lágrimas! Me encantó tu AZ de hoy!!!

    Besazoooooooooooooo

  3. Qué preciosa entrada, de verdad… Muchas felicidades!!!! Y toda la razón del mundo… La felicidad de mide por instantes como los que tú has descrito, y de eso se trata, de fabricar momentos inolvidables a los que recurrir cuando llegan las adversidades. Cuando somos mamás vivimos por y a través de nuestros hijos, así que intensificamos y multiplicamos esos instantes… Quien no lo vea, se pierde una de las cosas más maravillosas de esta vida.
    Un besazo!

  4. Me ha encantado!! Instantes mágicos, no hay mejor manera de resumir la maternidad!!

  5. Esos instantes que te gustaría congelar en una botellita y poder abrir y vivir con la misma intensidad que la primera vez…..Se hacen mayores. snif

  6. Ains,,, qué buena palabra Natalia!!! Esos instantes mágicos que se nos quedan grabados en la memoria y que se nos eriza la piel al recordarlos… Eso, esos… son maternidad en estado puro!!!
    Un abrazo bien fuerte!!

Deja un comentario