¿Hablamos de gente mala?

Mamá… ¿Han cogido ya al hombre malo? Por desgracia, desde hace unas semanas mi hija me hace a diario esta dura pregunta. Y la respuesta es la misma todos los días: NO. Todo empezó un día en el que mientras recogía la cocina veía el telediario. Mi hija mayor, de casi cinco años, entró justo cuando hablaban del tema del secuestrador de Ciudad Lineal en los informativos. Yo estaba prestando atención a la noticia y me percaté algo tarde de que ella lo estaba escuchando atentamente conmigo. Os imaginaréis lo que vino después, ¿verdad?

Mamá, ¿qué ha pasado con esa niña? ¿qué ha dicho esa señora de la tele? ¿qué le han hecho a esa niña? ¿quién ha sido? ¿a quién buscan? Estas fueron algunas de las múltiples preguntas inmediatas con las que me abordó y es que, como es normal, su curiosidad no tiene límites. Entonces fue cuando me armé de valor y decidí que había llegado el momento de contarle algo importante a mi hija. Algo que nunca antes le había contado y que me iba a costar hacerlo seguro. Algo no demasiado bonito y sin final feliz. Algo que me gustaría no tener que contarle nunca. Senté a mi hija a mi lado, respiré profundo y comencé.

– Verás cariño, en el mundo hay gente buena y gente mala.
– ¿Por qué, mamá? (Y así, nada más empezar, no sabía que responder)
– No sé muy bien porqué cariño, pero los hay y siempre tenemos que tener cuidado. La niña de la que hablaban en la tele se despistó un momento en el parque y un hombre malo se la llevó.
– ¿Y su papás dónde estaban mamá?
– Cariño, estaban con ella en el parque, el problema es que ese hombre malo aprovechó un descuido de sus papás para llevársela.
– Y… ¿qué le hizo mamá? (evidentemente dentro de mis planes no entraba contarle en detalle lo sucedido sino más bien ponerla en alerta)
– Se la llevó lejos de sus papás y la abandonó lejos de su casa en el campo.
– ¿Allí sola mamá? ¡Pobrecita!
– Sí, la dejó sola cariño. Imagínate que susto para ella y también para sus papas que estuvieron un buen rato buscándola.

Mi niña, mi princesa, mi tesoro se quedó con la mirada perdida. Estaba intentando entender todo lo que le había contado. Mi principal objetivo fue transmitirle que no había que tener miedo pero sí estar alerta y tomar ciertas precauciones. ¡Qué complicado! Varias veces se lo repetí, asegurándome de que lo entendiera. “No hay que tener miedo carino pero sí tener cierto cuidado. Cuando papá o mamá te dicen en el parque que no te vayas lejos, que tenemos que verte siempre, por favor haznos caso. Cuando papá o mamá te dicen que nos des la mano, que hay mucha gente y puedes perderte, por favor haznos caso. Cuando papa o mamá te dicen que no hagas caso a extraños, por muchas historias que te cuenten y por mucho que te digan que nos conocen, por favor haznos caso. Mamá y papá siempre te estarán cuidando y cuando te dicen las cosas, siempre es por algo. ¿Lo entiendes cariño?”. Ella me dijo que sí, pero esto evidentemente no acaba aquí, será labor nuestra, de su padre y mía, recordarle siempre que no todo el mundo es bueno y que siempre hay que tener precaución con la gente que no conocemos. Porque si no les conocemos no sabemos si son buenos o malos. Sencillamente.

Desde aquel día, la pregunta se repite casi a diario. Mamá, ¿han cogido ya al malo? Me encantaría decirle que sí, que se olvide, que en este mundo no hay gente mala y que puede vivir tranquila. Pero por desgracia tengo que decirle que no, y aunque le cojan muy a mi pesar le seguiré diciendo que no, porque si no es éste, siempre habrá otros…

8 comentarios

  1. No te voy a negar que estoy llorando por esas pobres niñas,pero a las nuestras hay que contarles eso,que nos obedezcan que no se vayan solas y como bien dices que no tengan miedo.GRACIAS

  2. Un drama. Pero hay que educarles y enseñarles en esa línea….. Sin mentiras porque no todo es bonito y hay peligros de los cuales desde pequeños deben ser conscientes sin causarles traumas. Tú mejor que nadie para saber hacerlo.

    Besos

  3. Parece que han cogido al "presunto" hombre malo. Pero hay demasiados como para descuidarnos. Y nunca es suficiente lo que les advirtamos, enseñemos o contemos: los hombres malos se las saben todas…
    Hoy respiramos algo más tranquilos

  4. Serias y sabias palabras.
    #Gusanito aun no ha empezado a jugar en los parques, pero me da pánico perderle de vista un segundo. Encima ahora resulta que el "energúmeno" vivía en mi barrio ><
    Es triste pero siempre va a haber gente mala que pueda hacerles daño, lo difícil es encontrar el equilibrio para saber educarles y que sean precavidos pero que tampoco se pierdan las cosas buenas que les rodean. Te felicito porque creo que lo estás haciendo genial!.

  5. Es un tema tan complicado, muchas gracias por pasar. ¡Besos!

  6. Es muy importante contarles, siempre adecuando las historias a su edad para que sea más fácil que lo entiendan. Nunca hay que bajar la guardia, por desgracia. ¡Besos!

  7. Algo más tranquilos, pero por desgracia hay más gente mala. No podemos descuidarnos ni medio seguno. Gracias por pasar. ¡Besos!

  8. Es dificil encontrar ese equilibrio y no debemos descuidarnos ni un segundo. Muchas gracias por pasarte. ¡Besos!

Deja un comentario