Sin ellas no soy nada

Hay días mejores y dias peores. Todos tenemos esos días en los que, sin saber muy bien porque, nos cuesta más levantarnos y tirar del carro y, sobre todo, nos cuesta hacerlo con una sonrisa. Somos humanos. Pero ellos, nuestros niños, son especialistas en hacer que las cosas cambien en solo unos segundos. Con su ilusión, sus ganas, sus risas, sus entusiamo, su inocencia, su espontaneidad… son capaces de arrancarnos una sonrisa cuando más lo necesitamos. ¿No te ha pasado nunca?

Hace poco alguién me pregunto cual fue el cambio más importante que experimiente cuando me convertí en madre. Cambios han sido mucho, muchísimos. Pero el más importante es volver a ser niña a diario de la mano de ellas, mis hijas. ¡Me enseñan tanto cada día! Aprendo a ilusionarme de pequeñas cosas, por sencillas y simples que parezcan. Aprendo a vivir intensamente cada minuto, para ellos lo importante es el ahora, el resto ya vendrá. Aprendo de su facilidad para expresar lo que sienten, sin prejuicios ni tapujos. Y aprendo a desconectar y a reirme con ellas, con sus guerras de cosquillas, sus torturas chinas o sus bailes a lo loco. Y lo que más feliz me hace es todo lo que aún me queda mucho por aprender de ellas, junto a ellas y siempre acompañada de sus risas, de nuestras risas. Porque sin ellas no soy nada.

¡Feliz lunes y feliz semana!

4 comentarios

  1. Precioso, como te entiendo,porque en esos dia, que como dices, te cuesta todo, es oirles hablar o reir y se te pasa todo. Feliz Martes jajaj!!

  2. Pues sí….basta una miradita, un abrazo inesperado o alguna palabra de esas que nos derriten el corazón y…todo cambió en un segundo. Maravilloso!
    Feliz Lunes

  3. Ellos tienen ese poder sobre nosotros. ¡Feliz día!

  4. Cualquier cosa que venga de ellos nos sirve, por pequeño que sea. ¡Feliz día!

Deja un comentario