¿Existe la maternidad calmada?

maternidad, calma, coaching

Las noches en vela, los llantos, las rabietas, los dichosos virus, las rutinas, las prisas, el cole, los deberes, las extraescolares, la conciliación, el trabajo, las compras, las comidas, las meriendas, las cenas, la casa… ¿Es nuestra maternidad calmada? Rotundamente no. Pero sí podemos vivir nuestra maternidad y disfrutar de ella de forma más calmada, os lo aseguro. Solo nos lo tenemos que proponer y trabajar en que así sea, nadie dijo que fuera fácil pero, desde luego, no es imposible.

Hace algunas semanas asistí gracias a Medela a una maravillosa jornada de calma en Madrid donde aprendí un montón de cosas. Allí tuvimos la oportunidad de charlar tranquilamente con Loreto Laguna, coach acreditada, quién nos dió algunos consejos para disfrutar con éxito y con mucha calma de nuestra maternidad. Os cuento algunos de sus consejos adaptados a mi día a día:

La maternidad es un reto maravilloso lleno de oportunidades. Para mi es la mayor de las aventuras que podemos vivir, es un camino lleno de sorpresas, lleno de aprendizaje continuo y, sobre todo, lleno de amor y compromiso.

Soy la mejor madre que puedo llegar a ser. No soy la mejor, ni debo intentar serlo, pero sí soy todo lo mejor que puedo llegar a ser dentro de mis posibilidades. Y siendo lo mejor que puedo llegar a ser aporto mucho valor a mis hijas. Sin exigirme por encima de mis posibilidades disfrutaré mucho más de lo que soy capaz de hacer.

Hago todo lo que está en mi mano por aprender a hacerlo mejor cada día, y disfruto del camino. Cada día intento hacerlo mejor aprendiendo de los errores, no fustigándome por ello y, sobre todo, intento disfrutar de cada día, por bueno o malo que halla sido. Todo suma, tanto lo bueno como lo malo.

Mis hijos son el estímulo de mis reacciones, no son los culpables. Yo tengo que ser capaz de entrenar la habilidad de gestionar mis reacciones cada día mejor. La vorágine del día a día, el cansancio, el estres nos lleva a no saber controlar nuestras reacciones ante determinadas situaciones y ellos no tiene la culpa de ello.

Hagamos un ejercicio de humildad, apartemos el ego y busquemos siempre el punto de encuentro con nuestros hijos en caso de conflictos. La comunicación y la confianza entre tus hijos y tú será de vital importancia. Si nos equivocamos no tengamos miedo de pedir perdón, si nosotros los hacemos ellos aprenderan también a hacerlo.

Mis hijas son mi espejo y son mis maestras y así quiero mirarlas. Ellas son mi reflejo y, a la vez, me enseñan cada día un montón de cosas. Mucho más de lo que nunca fui capaz de imaginar. Además es importante que entrenemos nuestros ojos para ver sus talentos y su grandiosidad y olvidarnos de sus debilidades.

Identifica tus bancos de calma y aprende a recargar tu energía con ellos a diario. Piensa que el lo que te proporciona calma en tu maternidad. Para mi, sin duda, verlas dormir es mi gran banco de calma. Me encanta observarlas y lo hago todas las noches. Mientras las miro me relajo y pienso en como ha ido el día, hago balance y eso me ayuda a recargar pilas. Otros bancos de calma para mi son escaparme al gimnasio dos o tres días a la semana, o hacer manualidades como pintar casitas de madera, decorar con washi tape o scrapbooking o inventarme algún DIY nuevo. Con ambas cosas consigo relajarme y descansar mi mente. Merece la pena que dediques tiempo a identificar tus bancos de calam y, sobre todo, a aprender a disfrutar de ellos.

No dejes de dar las gracias todos los días. Es un ejercicio fabuloso para hacer a diario, incluso con nuestros hijos, antes de dormir. Por malo que haya sido el día seguro que podemos recordar tres cosas buenas que nos hayan pasado y compartirlas. Nos iremos a la cama con mejor sabor de boca y les enseñaremos a valorar siempre lo positivo por encima de lo negativo.

¿Qué te parecen estos consejos? ¿Te animas disfrutar de tu maternidad de forma más calmada?

12 comentarios

  1. Muy buenos consejos!!! Me los he anotado en mi cuaderno de motivacion personal. Me encanta como escribes y afrontas el reto de ser madre.

  2. Me alegro mucho de que te hayan gustado, a mi me han ayudado mucho y me siguen ayudando. ¡Muchas gracias por tus palabras y por leerme! 🙂

  3. Me ha encantado.
    Típica lectura para releer cada mañana.
    Muaaak

  4. Hay días que me tatuaría estás frases en la frente para poder recordarlas cada minuto de mi vida.
    Guardaré tu post como un recordatorio que leer en momentos de bajón
    Bss

  5. Un post para leer y releer, mis bancos de calma sois vosotras, un besazo y Gracias

  6. Con esto deberias hacer una lámina o algo así y que cada madre la pusieramos en la cabecera de nuestra cama y cada noche al ir a dormir nos lo recordásemos!!!.

  7. Muchas gracias, ¡me gusta que te guste!
    ¡Besos!

  8. Muchas gracias, guardatelo y léelo cuando lo necesites.
    Me alegra un montón que te ayude.
    ¡Un besote!

  9. Pues es un gran paso tenerlos identificados, ahora sólo tienes que acudir a ello cuando lo necesites. ¡Besos!

  10. Muchas gracias por tus palabras, me alegro mucho de que te haya gustado. ¡Besos!

  11. Muy buenos consejos, yo comparto con mi mujer el cuidado de nuestro hijo mientras ella trabaja, y doy fe de la duro que puede llegar a ser a veces pero también de lo rápido que se olvidan las penas, siempre merece la pena cada esfuerzo!

  12. ¡Desde luego que merece la pena! Gracias por parte por aquí.
    😉

Deja un comentario