Cuando el Día del padre cobra algo de sentido

día del padre

Nunca he celebrado el Día del padre. Nunca tuve un padre al que felicitar o para el que hacer una manualidad bonita cada 19 de marzo. Nunca tuve un padre con el que celebrar mis logros o llorar mis penas. Y lo que es todavía peor, nunca tuve un padre con el que compartir mi vida, mi día a día. Aunque es verdad que, desde el año 2010, cada 19 de marzo para mí es algo distinto.

Mi padre decidió morir cuando yo apenas tenía un año de vida. Sí, habéis leído bien. Y digo decidió morir, porque voluntariamente decidió desaparecer de nuestras vidas, sin más. Es duro intentar entender porque un padre decide renunciar a sus hijas, muy duro. Por eso, después de muchos años con preguntas sin respuesta, he preferido no seguir intentando entender, ha sido más fácil para mí pensar que murió, sin más. Porque fue lo que él decidió hacer.

Sí, voluntariamente decidió irse y perderse todo, absolutamente todo. Mis primeros pasos, mis primeras palabras, mis risas, mis juegos, mis sueños, mis llantos, mis rabietas, mis logros, mis derrotas… Nunca estuvo y, lo que es aún peor, nunca quiso volver. Desapareció sin mirar atrás, por eso cada 19 de marzo para mí se hacía el silencio. Las manualidades que hacía en cole eran para mi madre, mi padre no existía, y el día del padre nunca había celebraciones en casa. Era un día como otro cualquiera. Y tampoco lo eche en falta porque nunca estuvo, no hay recuerdos…

Según iba creciendo buscar respuestas me costaba cada vez más y desde que fui madre, y sé el amor incondicional que se siente por un hijo, es imposible para mí intentar entender porque quiso desaparecer para nunca volver. Por eso, desde hace años, prefiero decir que murió. Cuando me preguntan, esa es casi siempre mi respuesta. Así duele menos. Ese final se entiende mejor que decir que nos abandonó, sin más.

Hasta ahora, siempre que mis hijas me han preguntado si yo tenía papá, la respuesta ha sido la misma también para ellas: murió cuando yo era muy pequeña. Nunca he tenido el valor de contarles la verdad, no he sido lo suficientemente valiente. Sé que no hago bien mintiendo pero es una verdad, tan incomprensible y tan dolorosa, que por el momento prefiero evitarles. Algún día encontraré el momento para explicarles que pasó con mi padre pero, por el momento, me centro en la inmensa suerte que tienen ellas, con el padre que tienen.

Y no, no tienen suerte porque sea un padre corresponsable, comprometido, entregado, cariñoso… ¡Qué también! Tienen mucha suerte porque su padre está y no todos hemos tenido la misma suerte. Por eso hoy, aunque no tengo un padre al que felicitar, tengo a un marido que es un padre maravilloso y eso es un motivo, más que suficiente, para celebrar. ¡Con eso me quedo! Y no puedo más que darle las GRACIAS porque, desde que él está en mi vida, el Día del padre ha cobrado algo de sentido.

Foto: Loren Fotografía

7 Replies to “Cuando el Día del padre cobra algo de sentido”

  1. Que reflexión tan bonita, me has emocionado. Gracias por compartirla. Un beso enorme

    1. ¡Muchas gracias por tus palabras!

  2. Te entiendo y te abrazo. He vivido la misma situación y para mí ha sido siempre muy duro pensar que cada noche podría dormir tranquilo perdiéndose lo que se perdía. Eso de peque y adolescente, ahora ya nada. Mi hijo ahora me pregunta y sencillamente le digo que yo solo tuve mamá, no papá. Aprovecho la diversidad familiar para explicárselo (hasta que llegan personas innombrables y lo desmienten y dicen que eso no es verdad, que sí tengo papá y le dicen hasta su nombre y datos específico, me quedo loca pero eso da para otras historietas). Os sigo en Instagram y sois una familia preciosa. Enhorabuena por disfrutar del presente y de esta gran familia, que es lo que importa.

    1. ¡Muchas gracias Paz! Yo aún no he tenido suficiente valor para contarles la verdad y exponerme a sus preguntas… para las que no hay respuesta

  3. Creo que eres muy valiente contando lo y te doy las gracias, eres una gran persona, con un corazón y una sonrisa preciosas , tus hijas estarán muy orgullosas de todo lo que has conseguido y por supuesto de la maravillosa familia de 5 que sois, in besazo

    1. No soy tan valiente, no te creas… ¡Muchas gracias!

  4. Te entiendo tanto… Mi padre también decidió morir… Elogió que ya había acabado aquí sin pensar en los hijos que iba a dejar aquí… Con mil preguntas sin respuestas… Es de cobardes decidir que ya se acabó… Por eso nosotras somos tan valientes… Es lo que sin querer nos ensañó.. A luchar día a día…
    Yo tengo dos niños.. Niña de 8 y niño de 6 y esperando el o la tercera!
    Por eso te encontre y te sigo! Se van a llevar más o menos lo que las tuyas
    Un besazo

Deja un comentario