Carnaval, carnaval…

Un año más llegan los Carnavales y, un año más, nos toca rompernos la cabeza con los disfraces de nuestros peques. Por suerte, para muchos papis hay muchos coles en los que el disfraz es libre, se puede ir disfrazado de cualquier cosa y raro es no tener, al menos, un disfraz en casa. Pero también hay coles en los que toda la clase o incluso todos los alumnos del centro van vestidos iguales. En esas ocasiones la cosa se complica.

El otro día, por ejemplo, una buena amiga me contaba que toda la escuela infantil de su niña iba disfrazada de maceta. Niños, profes y papis, ¡todos de maceta!, nada más y nada menos. Divertido seguro, pero eso era lo que a mí me faltaba con el ritmo de vida que llevo.

Las historietas de mamá
Por suerte este año a nosotros con la peque nos lo han puesto fácil. La temática en la escuela infantil era la de “artista” y sobre eso nos dijeron que la interpretación era libre. Bajé al trastero, recuperé la falda roja de tul de uno de los disfraces de fin de curso de su hermana mayor, un gorro rojo de alguna boda del año pun y, para rematarlo, compré una boa de plumas roja. Un poco de purpurina,colorete y pinta labios rojo, eso no puede faltar y… ¡Listo! Toda una artista del espectáculo, porque, como es habitual, con ella entrenamiento nunca falta, ¡diversión asegurada!

Con la mayor nos lo han puesto algo más difícil. Este año en el cole están trabajando las civilizaciones y a nosotros, como ya sabéis por nuestro libro viajero, nos ha tocado la civilización egipcia. Había que buscar un disfraz relacionado con Egipto. Lo más rápido fue pensar en las momias. Pensé en comprar vendas y listo, pero luego nos dimos cuenta de que la logística para ir al cuarto de baño podía ser algo complicada y descartamos el disfraz de momia. Entonces decidimos disfrazarla de faraona. Al principio pensé en hacérselo yo con la ayuda de mi madre, bueno más bien que lo hiciera ella con algo de ayuda mía. Es toda una artista, pero coincidía que iba a estar de viaje fuera, así que este año en casa han triunfado los chinos. Por menos de quince euros compré un disfraz de egipcia bien chulo, que traía hasta brazaletes y adorno para la cabeza. Resultado: una faraona egipcia muy guapa y ella tan contenta con tanto abalorio.

¿Y vuestros peques de qué se han disfrazados?

Deja un comentario